SCROLL

Felinos: Jaguar y Puma

2000 USD
Donados

Los felinos son animales agrupados bajo el orden Carnívora, subfamilia Felinae, familia Felidae.

Son el grupo más carnívoro del reino animal y la mayoría de las especies son de hábitos solitarios, con excepciones como las manadas de leones Panthera leo. (Kitchener 1991, Macdonald et al. 2010).

Comparten ciertas características derivadas de su alto nivel de especialización hacia la carnivoría: la mayoría tiene garras retráctiles, excepto el guepardo. Sus lenguas tienen papilas gustativas callosas que les ayudan a quitar el pelo a sus presas.

Además, su vista es seis veces mejor que la humana en situaciones de poca luz, en gran parte gracias al tapetum lucidum que hace que la luz se refleje por segunda vez y se absorba por los bastones. Esta membrana hace que al alumbrar a los felinos en la noche se refleje la luz en sus ojos.

Adicionalmente, tienen la membrana nictitante o “tercer parpado”, la cual se desplaza horizontalmente desde el canto medial de ojo para cubrirlo completamente y así protegerlo y lubricarlo sin necesidad de cerrar los parpados. Esta es utilizada especialmente cuando los gatos caminan por follaje muy denso.

Sus ojos se ubican al frente de la cara y proveen visión binocular que les permite juzgar las distancias, esto especialmente útil para acechar, perseguir y atacar presas. (Payan y Soto 2012).

Felinos: jaguar

FAMILIA: FELIDAE
GENERO: Panthera
ESPECIE: Panthera onca

Generalidades de este felino

El jaguar es el felino más grande de América. Su piel es amarilla con rosetas y puntos negros. Esta especie presenta en ocasiones Felinos Jaguar Animal Bankvariaciones melánicas: individuos de color negro o café oscuro, por lo que recibe el nombre de pantera negra.

La especie es de hábitos solitarios y territoriales, pero dentro del territorio de un macho frecuentemente viven en promedio dos o tres hembras, las cuales se reproducen exclusivamente con ese macho (Nowell y Jackson 1996).

En zonas con baja perturbación humana la especie está activa en cualquier hora del día o de la noche.

El jaguar tiene la mordida más potente de todos los felinos y fácilmente rompe caparazones de tortugas (Emmons 1989). Puede matar por perforación del cráneo (especialmente en chigüiros), asfixia o por un mordisco en la nuca que desplaza las vértebras (Schaller y Vasconcelos 1978).

Su importancia en el ecosistema

Es un superpredador, por lo tanto, se encuentra en lo más alto de la cadena trófica y no tiene predadores en estado salvaje.

También está considerado como especie clave en cuanto predador focal, ya que mantienen la integridad estructural de los sistemas forestales mediante el control de los niveles de población de sus presas, como mamíferos herbívoros y granívoros (Núñez et al. 2000).

Sin embargo, resulta difícil determinar con precisión el efecto que tienen especies como esta sobre los ecosistemas, pues es necesario comparar los datos de regiones donde la especie está ausente y sus hábitats actuales, a la vez que se controlan los efectos de la actividad humana.

Se acepta que la población de las especies de sus presas de tamaño medio aumenta cuando no hay superpredadores, y se supone que esto tiene efectos negativos en cascada sobre su entorno. (Rhett, 2009).

Sin embargo, algunos estudios de campo realizados en lugares donde los grandes félidos están ausentes, han mostrado que las variaciones podrían ser naturales y que los incrementos de población de sus presas podrían no ser significativos, por lo que la hipótesis de Panthera onca como especie clave no está apoyada por toda la comunidad científica (Wright et al. 1994).

Amenazas de estos felinos

Su piel fue una de las más codiciadas en la época de las tigrilladas, las cuales surtieron los mercados de la moda de pieles de Norteamérica y Europa en la década de los sesenta y setenta (Payán y Trujillo 2006).

Algunos individuos viejos enfermos y hembras con cachorros pueden atacar ganado hasta de 500 kg de peso (Hoogesteijn et al. 1993, Hoogesteijn y Hoogesteijn 2011). Algunos individuos se ceban y se habitúan a ser depredadores de ganado, definiendo su destino a ser cazados.

Actualmente, la cercanía de ganado doméstico al territorio del jaguar ha generado conflicto, fomentando su cacería. Es el trofeo de cazadores por excelencia en Latinoamérica, pero su cacería deportiva está muy regulada y mayormente prohibida.

No obstante, el jaguar es un animal tímido y huye de los humanos. La supervivencia de este felino está amenazada por la pérdida de hábitat causado por deforestación, agricultura y ganadería (Payán et al. 2012). Es el mamífero que primero desaparece con el avance de la frontera agropecuaria, por lo que su presencia es un indicador de ecosistemas en buen estado.

Felinos: puma

FAMILIA: FELIDAE
GENERO: Puma
ESPECIE: Puma concolor

Generalidades de este felino

Diurno y nocturno. Esta especie es de hábitos solitarios, pero dentro del territorio de un macho frecuentemente viven en promedio dos Felinos puma Animal Bankhembras, de las cuales el macho tiene derecho único de copula.

No ruge dado que no posee el hueso hioideo y los pliegues engrosados de los panterinos (Currier 1983). Su variedad de vocalizaciones es más bien parecida a maullidos, resoplidos y al grito de una mujer (Emmons y Feer 1997).

Delimita su territorio recorriendo caminos y senderos, dejando rascas en el suelo y la hojarasca, con orina y algunas veces excremento que informan sobre jerarquía, sexo y estado reproductivo del individuo (Hornocker y Negri 2009).

Su tamaño y capacidad depredadora hace que algunos animales viejos o enfermos se conviertan en una amenaza para el ganado doméstico que se encuentre rondando dentro de su territorio y sin cuidados humanos (Mazzolli et al. 2002, Polisar et al. 2003, Hoogesteijn y Hoogesteijn 2005, Palmeira et al. 2008, Hoogesteijn y Hoogesteijn 2011).

Las hembras preñadas o lactando también se pueden dedicar a cazar ganado cuando faltan presas silvestres, dado sus mayores requerimientos energéticos.

Su importancia en el ecosistema

Los felinos están en la cima de la pirámide trófica, carnívoros por excelencia que se catalogan como una especie sombrilla.

La presencia de poblaciones de felinos en un área significa que existen presas suficientes para alimentar a estos carnívoros y una biodiversidad asociada en condiciones favorables.

Los felinos grandes son los primeros en desaparecer de los ecosistemas, dados sus requerimientos de grandes áreas, numerosas presas y baja tasa reproductiva, por lo que su presencia puede ser usada como indicador de buen estado de conservación de los ecosistemas (Payán et al. 2007).

En la eventual ausencia de felinos, los herbívoros, omnívoros y aves podrían aumentar y la presión de consumo de plantas, plántulas y semillas por estos se verían alteradas, lo que afecta la dinámica de crecimiento y estructura de los bosques. Este papel regulador los convierte en una especie clave. El uso del concepto de especies focales es útil para identificar efectivamente hábitats bien conservados y definir prioridades de manejo y conservación (Payán et al. 2007).

Amenazas de estos felinos

Hay un incremento en los incidentes de depredación en los Andes colombianos, creados particularmente por el avance de la frontera, la fragmentación de los bosques y la instauración de sistemas ganaderos extensivos donde habitan los pumas. La pérdida de hábitat por deforestación, grandes extensiones agrícolas y la persecución por ganaderos, son sus amenazas principales (Laundré y Hernández 2010).

No obstante, el puma es un animal tímido y prefiere no ser visto por los humanos.

Ambas especies son maravillosos felinos que debemos conservar. ¿Te animas a protegerlo? Dona desde Animal Bank 

Para unirte a nuestra comunidad, te invitamos a seguirnos en nuestro Instagram y Twitter.

Referecias Bibliográficas

  • Currier, M. J. P. 1983. Felis concolor. Mammalian Species 200:1-7.
  • Emmons, L. H. 1989. Jaguar Predation on Chelonians. Journal of Herpetology 23:311-314.
  • Emmons, L. H. & F. Feer. 1997. Neotropical rainforest mammals: a field guide. The University of Chicago Press. Chicago. 307 pp.
  • Hoogesteijn, R., A. Hoogesteijn & E. Mondolfi. 1993. Jaguar predation and conservation: cattle mortality caused by felines on three ranches in the Venezuelan Llanos. Pp: 391-407. Dunstone, N. y N. L. Gorman (eds.). Mammals as Predators. Zoological Society of London. London.
  • Hoogesteijn, R. & A. Hoogesteijn. 2005. Manual sobre problemas de depredación causados por grandes felinos en hatos ganaderos. Wildlife Conservation Society. Nueva York. 46 pp.
  • Hoogesteijn, R. & A. Hoogesteijn. 2011. Estrategias anti-depredacion para fincas ganaderas en latinoamerica: una guía. Panthera. Campo Grande. 54 pp.
  • Hornocker, M. G. & S. Negri. 2009. Cougar: ecology and conservation. University of Chicago Press. Chicago. 306 pp.
  • Kitchener, A. 1991. The natural history of the wild cats. Cornell University Press. New York. 280 p.
  • Laundré, J. W. & L. Hernández. 2010. What we know about pumas in Latin America.Pp: 76-90. En: Hornocker, M. & S. Negri (eds.). Cougar Ecology and Conservation. The University of Chicago Press. Chicago.
  • Macdonald, D. W., A. J. Loveridge & K. Nowell. 2010. Dramatis personae: an introduction to the wild felis. Pp: 3-58. En: Macdonald, D. W. & A. J. Loveridge (eds.). Biology and Conservation of Wild Felids. Oxford University Press. Oxford.
  • Mazzolli, M., M. Graipel & N. Dunstone. 2002. Mountain lion depredation in southern Brazil. Biological Conservation 105:43-51.
  • Nowell, K. & P. Jackson. 1996. Wild Cats: Status Survey and Conservation Action Plan. IUCN/SSC. Gland, Switzerland.
  • Núñez, R., Miller, B., & Lindzey, F. (2000). Food habits of jaguars and pumas in Jalisco, Mexico. Journal of Zoology, 252(3), 373-379.
  • Palmeira, F. B. L., P. G. Crawshaw Jr, C. M. Haddad, K. M. P. M. B. Ferraz & L. M. Verdade. 2008. Cattle depredation by puma (Puma concolor) and jaguar (Panthera onca) in central-western Brazil. Biological Conservation 141:118-125.
  • Payán Garrido E., Quiceno Mesa M. P. y Franco A. M. 2007. Los felinos como especies focales y de alto valor cultural. Serie especies colombianas 7. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander Von Humboldt. En: Yara-Ortiz D. C.; GalindoEspinosa E. Y.; Gutiérrez-Díaz, K. A.; Reinoso, G.; Bejarano-Delgado, M. y GarcíaMelo, J. E. 2009. Plan de Manejo Regional para la Conservación del puma o león de montaña (Puma concolor) en el departamento del Tolima. Ibagué, diciembre de 2009.
  • Payán Garrido, E. y Soto Vargas, C. 2012. Los Felinos de Colombia. Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Instituto de Investigaciones de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt y Panthera Colombia. 48 pp.
  • Payan, E., C. Carbone, K. Homewood, E. Paemelaere, H. B. Quigley & S. Durant. 2012. «Where will jaguars roam? the importance of survival in unprotected lands». Pp. 603-628. En: Ruiz-Garcia, M. & J. Shostell (eds.). Molecular Population genetics, Phylogenetics, Evolutionary Biology and Conservation of the Neotropical Carnivores. Nova Science. New York.
  • Payan, E. & L. A. Trujillo. 2006. The Tigrilladas in Colombia. Cat News 44:25-28.
  • Polisar, J., I. Maxit, D. Scognamillo, L. Farrell, M. E. Sunquist & J. F. Eisenberg. 2003. Jaguars, pumas, their prey base, and cattle ranching: ecological interpretations of a management problem. Biological Conservation 109:297-310.
  • Rhett A. Butler. 2009. Structure and Character: Keystone Species. Tropical Rainforests and the Perils They Face
  • Schaller, G. & J. Vasconcelos. 1978. Jaguar predation on capybara. Z. Saugetierk 43:296-301.
  • Slater, G.J. & B.Van Valkenburgh. 2008. Long in the tooth: evolution of sabertooth cat cranial shape. Paleobiology 34: 403-419.
  • Wright, SJ; Gompper, ME; DeLeon, B (1994). Are large predator’s keystone species in Neotropical forests? The evidence from Barro Colorado Island. Oikos 71 (2): 279-294.