Dora Catalina Concha Osbahr

Dora Catalina Concha Osbahr

Arasarí Conservación e Investigación

Colombia – Bogotá

Felinos pequeños: tigrillo (L. pardalis), al margay (L. wiedii), al tigrillo lanudo (L. tigrinus) y al gato de pajonal (L. pajeros)

La pasión y el gusto innato de Catalina Concha por los felinos pequeños y su conservación, la llevó a desarrollar junto con sus socios fundadores, una iniciativa de conservación e investigación llamado Arasarí y un Programa de Conservación del Género Leopardus en Colombia, que nace con el objetivo de fomentar la investigación para ampliar el conocimiento de este género, pues ella como investigadora sabe que son especies relativamente fáciles de encontrar en su ambiente natural pero que aun así no han sido suficientemente estudiadas, incluso a veces se ven opacadas por otros felinos grandes y carismáticos como es el caso del puma y el jaguar.

Para ello, se trabaja en una campaña desde las redes sociales que tiene como objetivo la sensibilización de la comunidad. Allí, se presenta al tigrillo (L. pardalis), al margay (L. wiedii), al tigrillo lanudo (L. tigrinus) y al gato de pajonal (L. pajeros), las amenazas que enfrentan y qué acciones se pueden llevar a cabo para fomentar la conservación de estos felinos a escala local. De manera paralela, desde Arasarí CI, se hizo un esfuerzo investigativo para generar un estado de arte de las cuatro especies presentes en el país, donde se evidencia el gran vacío en el conocimiento de algunos de estos felinos.

Este trabajo se lleva a cabo por medio de alianzas con diferentes entidades como la Fundación Reserva Natural La Palmita, Centro de Investigación y la Fundación Cunaguaro, que comparten el interés por el estudio de estos felinos. Desde Arasarí CI se siguen diseñando y gestionando diferentes proyectos en los llanos orientales, cerros de Bogotá y otras partes del país, para aportar nuevo conocimiento en temas de ecología y distribución de estas especies. Todas las iniciativas involucran el fortalecimiento de los conocimientos de las comunidades humanas desde la educación ambiental, y la implementación de acciones locales para conservación.

Para Catalina y todos sus compañeros, uno de los pasos más relevantes en este proceso es dar a conocer la importancia de nuestra fauna y su importancia en los ecosistemas por medio de procesos muy rigurosos de educación ambiental en las comunidades, pues de esta manera, las personas comienzan a valorarla y a protegerla.