SCROLL

Conoce la zarigüeya o chucha común

2000 USD
Donados

La chucha común, zarigüeya, fara o zorrochucha, hace parte de la familia Didelphidae, la cual representa la mayoría de los marsupiales americanos ampliamente distribuidos en Sudamérica. Este espécimen fue reportado por Gray en 1821 (Titira, 2007).

¿Dónde se encuentran la chucha común?

Su distribución geográfica se extiende desde el sur de Canadá hasta el centro de Argentina y desde el nivel del mar hasta por encima de los 3.000 metros (cervantes et al., 2010).

Ocupan casi todo tipo de hábitats a excepción de elevaciones extremadamente altas y zonas desérticas (Williams & Genoways, 2008).

zarigüeya o chucha común

¿Cuántas especies de zarigüeya hay?

Actualmente, los didelfimorfos (Didelphimorphia) son un orden de mamíferos que agrupa a la mayor parte de los marsupiales e incluye cerca de 100 especies en el Neotrópico, todas en la familia Didelphidae (Wison y Reeder,2005).

Para Colombia se reconocen cerca de 50 especies del orden Marsupial (Solari et al).

Familia: Didelphidae.
Género: Didelphis.
Especie: Didelphis marsupialis.

GENERALIDADES DE LA ZARIGÜEYA

Los miembros de la familia Didelphidae presentan la cabeza de forma cónica y de tamaño grande en relación con su cuerpo, un hocico puntiagudo de nariz desnuda, ojos grandes y separados y orejas redondeadas. Es de aspecto membranoso y desprovistas de pelo (Emmons y Feer, 1990).

Sus miembros son cortos y cada pata presenta cinco dedos, donde el primer dedo de los miembros posteriores es oponible, característica que les permite sujetar objetos y mejorar su habilidad trepadora (Vonhof, 2000).

Por otro lado, son omnívoras, comen frutas maduras, vegetales, hojas, néctar, flores, invertebrados, pequeños vertebrados, y tienen hábitos mayormente nocturnos.

Su periodo de gestación es de 12 a 15 días, después de los cuales las crías pasan al marsupio por 60 a 70 días (Vaughan et al., 1999).

Se caracterizan por ser nocturnos, solidarios y semiarborícolas, excepto cuando crían. Sin embargo, en Costa Rica se reporta un gran número de estos mamíferos de hábitos arborícolas (Antonio y Texeira, 2001).

Para América se presentan cinco especies del género Didelphis:

  • 1. Didelphis virginiana: desde Norte América hasta Costa Rica.
  • 2. Didelphis marsupialis: desde México hasta Brasil y Bolivia.
  • 3. Didelphis albiventris (C de Argentina, Uruguay, Paraguay, E Brasil, E Bolivia).
  • 4. Didelphis aurita (E Brasil, NE Argentina, E Paraguay).
  • 5. Didelphis imperfecta (Guianas, N Brasil, S Venezuela).

IMPORTANCIA DE LA ZARIGÜEYA EN LOS ECOSISTEMAS

Tiene un alto valor ecológico por su papel en la dispersión de semillas y son presa principal para algunas especies de lechuzas, halcones, águilas, culebras, puma, jaguar, tigrillo, zorro y, en general, de la mayoría de mamíferos carnívoros.

A su vez están como depredadores en la cadena alimenticia: consumen individuos como alacranes, arañas, serpientes, ratones, crustáceos entre otros.

AMENAZAS DE LA CHUCHA COMÚN

Las mayores amenazas de la Chucha Común son la destrucción de su hábitat natural, los atropellamientos en las carreteras, ataques por parte de animales domésticos como perros, gatos y en algunas comunidades de ciertas regiones también las cazan como alimento.

Lastimosamente, la principal amenaza es el desconocimiento de la especie, que la ha llevado a ser objeto de los más duros y crueles tratos.

Las especies del genero Didelphis no presentan una categoría de preocupación alta para la Unión Internacional para la Naturaleza (UICN). Aunque la especie D. marsupialis, que es la que tiene mayor presencia en Colombia, aparece en la lista roja de la UICN en la categoría (LC) preocupación menor.

En conclusión estos marsupiales, son de suma importancia para el ecosistema ¡Anímate a donar para su protección!

Conoce más detalles en nuestras redes sociales: Instagram  //  Twitter 

Personas detrás de la conservación

Estas son algunas de las personas con las que desarrollamos acciones para la conservación de la Zarigüeya

Referecias Bibliográficas

  • Solari, S., Y. Muñoz-Saba, J.V. Rodríguez-Mahecha, T.R. Defler, H.E. RamírezChaves y F. Trujillo. (2013). Riqueza, endemismo y conservación de los mamíferos de Colombia. Mastozoología Neotropical, 20(2):301-365.
  • Aponte, J. 2013. Una revisión de la biología del Didelphis marsupialis y su relación con el mal de chagas y la leishmaniasis. Apuntes científicos uniandinos, número especial.  8 pp: 94 - 101
  •  Antonio RL, Teixeira PSP.2001. Emerging Chagas disease: trophic network and cycle of transmission of Trypanosoma cruzi from palm trees in the Amazon. Emerging Infections Diseases; 7(1): 100-112.
  • EMMONS, L.H., 2005.- A revision of the genera of arboreal Echimyidae (Rodentia: Echimyidae, Echimyinae), with descriptions of two new genera: 247-310 (in) LACEY, E.& MYERS, P. (eds.) Mammalian Diversification: From Chromosomes to Phylogeography (A Celebration of the Career of James L. Patton).University of California Publications in Zoology series.
  • Tirira, D. 2007. Guía de campo de los mamíferos del Ecuador. Ediciones Murciélago Blanco. Publicación especial sobre los mamíferos del Ecuador 6. Quito. 576 pp.
  • Vaughan T, Ryan J, Czaplewski N. 1999. Mammalogy. 4th ed. Philadelphia: Saunders College Publishing. 565.
  • VONHOF, M.J., 2000.- Rhogeessa tumida. Mammalian Species, 633: 1-3.
  • Williams, s.l. & Genoways, h.h., 2008.-Marsupials: 255-300 (in) GARDNER, A.L. (ed.) Mammals of South America. Volume 1.Marsupials, xenarthrans, shrews, and bats.Chicago: The University of Chicago PresS.
  • Wilson DE, Reeder DM. 2005. Mammal species of the world. A taxonomic and geographic reference 3rd ed. USA: Johns Hopkins University Press. 2142 p