Andrea Barrera Zambrano

Andrea Barrera Zambrano

Asociación de Becarios del Casanare - ABC

Colombia – Casanare

Mono araña (Ateles belzebuth)

Andrea Barrera Zambrano, una bióloga de 37 años, trabaja por la conservación de la biodiversidad hace 7 años junto con su equipo de la Asociación de Becarios del Casanare. Hace 5 años, en las montañas de Casanare tuvieron un inesperado y grato encuentro con el Zambo, un mono araña (Ateles belzebuth), hasta ese momento no sabían que estaba en la zona. Desde ese día se dieron cuenta de que tenían la responsabilidad de trabajar por su permanencia y la de los bosques donde habita. Así fue como se plantearon la idea de generar el proyecto “Una casa para Zambo”.

Esta es una especie de primate grande, que se encuentra en categoría de amenaza (EN), sus poblaciones han disminuido al menos el 50% durante los últimos 45 años (tres generaciones), debido a la cacería y la pérdida de hábitat. Los bosques del piedemonte de Casanare se reducen cada vez más a pequeños fragmentos, amenazando la existencia de esta especie. Sin embargo, a pesar de su fragmentación, en este momento estos bosques están sosteniendo lo que podrían ser las últimas poblaciones de mono araña en la región. Andrea ha decidido trabajar en su conservación, porque Zambo tiene un papel fundamental en el mantenimiento de los bosques, es su sembrador, dispersando semillas que otros animales no sería capaces de dispersar. Esto quiere decir que del mantenimiento de los bosques depende la supervivencia, no solo de grandes primates como Zambo, sino de otras especies que allí habitan, e incluso de las comunidades humanas que se abastecen de agua y otros servicios ambientales que proveen estos ecosistemas.

El proyecto “una casa para Zambo” consiste en una estrategia de investigación y conservación participativa de los bosques donde habita zambo y considerando que para poder plantear una estrategia de conservación se debe partir del conocimiento del mono y de entender sus dinámicas en el bosque, toda la información sobre el mono, se levanta de la mano con los habitantes de las comunidades que rodean el bosque, con el con el propósito de construir con ellos un plan de conservación de la especie. Adicionalmente, se ha logrado contar con el acompañamiento de 6 estudiantes de biología e ingeniería forestal, en el estudio de la disponibilidad de comida (frutos) para Zambo en el bosque y el estado de sus poblaciones.

Para Andrea y su equipo, ha sido un reto contar con el apoyo de quienes viven en los mismos bosques que Zambo y su involucramiento en el proyecto, además la financiación de su trabajo también ha sido un factor limitante, sin embargo, Andrea sigue adelante con su propósito de proteger el mono araña y su hábitat.

Galería